.

viernes, 13 de julio de 2018

ORACIÓN A SAN APOLINAR PARA LA CURACIÓN DE UN ENFERMO


San Apolinar, mártir de Cristo, se convirtió en el primer obispo de Ravena, cargo ejerció durante veinte años. Se le atribuye el Poder de Curar a Enfermos en el Nombre de Cristo, librándolos de dolores y muchos otros males por su milagrosa intercesión.
 
ORACIÓN
 
Glorioso San Apolinar,
primer obispo de Rávena,
discípulo de san Pedro
y mártir santo de Nuestro Señor Jesucristo.
 
Los muchos milagros que Dios realizó
siendo tu el medio para ello
son muestra del gran favor, estima
y predilección que gozas ante Él.
 

Curaste a la esposa de un oficial
de manera tan milagrosa
que se convirtieron a la verdadera fe,
también lo hiciste con el sordo Bonifacio,
y con todos los que a ti acudían con verdadera fe
y en busca de milagrosa curación.
 
Tantas persecuciones, capturas y torturas sufriste
acabando martirizado, que Dios te ha elegido
como uno de sus favoritos
para seguir realizando curaciones milagrosas
después de tu muerte y ya disfrutando
de la gloria junto a Él.
 
A ti acudo Santo mío
para que por tu santa intercesión
Nuestro Señor realice el milagro de la curación
en ____________
(decir nombre del enfermo)
devoto tuyo, que sufre enfermedad, males y dolores
de los que quedará sanado,
gracias a tu poderosa intervención y mediación,
porque su fe en ti es grande
y tu ya conoces lo mucho que ha padecido.
 
Te ruego santo obispo de Dios,
a ti, que vida tanto sufriste,
que deposites tu mirada piadosa
en ____________
y le concedas el don de recuperar la salud
si es para bien de su alma
y para mayor gloria tuya.
 
Amén

Su festividad se celebra el 13 de Julio.
 
Cuando el Príncipe de los Apóstoles, San Pedro, traspasó su Silla Apostólica de Antioquía a Roma entre los otros discípulos que trajo consigo estaba San Apolinar, al que consagró Obispo, y le envió a la ciudad de Rávena, para que en ella predicase el Evangelio y con la luz del cielo alumbrase a aquellos pueblos que estaban a la sombra de la muerte.
 
Hizo en el camino varios milagros, con los cuales, y con su predicación convirtió a muchísimos gentiles a la fe de Cristo. Pero como crecía mucho el numero de los cristianos, el gobernador de la Ciudad, llamado Saturnino, mandó llamar a Apolinar y le llevó consigo a los pontífices y sacerdotes, los que alborotando al pueblo, le maltrataron y aporrearon, y echándole fuera de la ciudad le dejaron medio muerto.


 
Los cristianos le recogieron y le escondieron en casa de una buena viuda cristiana  y allí  le curaron.
 
Pasó después a la provincia de Emilia donde convirtió mucha gente por lo que un juez llamado Mesalino le mandó azotar y cargado de cadenas, lo puso en una nave, la cual naufragó, y salvándose San Apolinar, llegó a la provincia de Misia.
 
Finalmente, después de haber sido diversas veces prisionero, agotado y atormentado por la Fe de Cristo, por último le dieron tantos palos y heridas, que le dejaron por muerto y siete días después de este último martirio entregó su espíritu al Señor el día 23 de Julio del año 81.

Meditación de las persecuciones.

Dios permite que sus fieles siervos sean probados con persecuciones, ya para castigarlos de algunas faltas  leves, ya porque estén mas vigilantes, o porque la prosperidad no los derriba. En esto busca Dios siempre su mayor gloría y el bien de tu alma y así cuando te pone estas pruebas, no debes quejarte sino serle agradecido. Por que no le escuchas cuando se explica con la voz de sus beneficios, hace que le atiendas con los rayos y relámpagos, con las borrascas y tempestades, y con las llagas y enfermedades.
 
En todas las persecuciones que te sucedan examínate y mira si has cometido los pecados por los que estás siendo castigado y si te encuentras culpable de ellos, pide perdón a Dios, y duélete, no de lo que te acusan, fino de haber dado motivo para ello con tus pecados y ofensas a Dios y dale gracias, porque se sirve de la mano de tu enemigo para ejecutar un leve castigo y no hacerlo con su ira.
 
Si te consideras inocente de la culpa que te han impuesto  y te persiguen por alguna obra buena, da también muchas gracias a Dios nuestro Señor, alegrándote de que padeces por la justicia. No te apresures por justificarte, porque su Divina Majestad acudirá en tu ayuda tarde o temprano porque recuerda que hace contigo lo que un buen Padre de familia, que manda que sus hijos sean castigados cuando es preciso y con todo esto apareja pero siempre  reserva el amor, el patrimonio y la herencia para sus hijos.

Ruega por los que son perseguidos siendo inocentes.

ORACIÓN

Señor Dios y Padre celestial,
que remuneras a las almas fieles
con agrado en el día de la festividad
del glorioso y bienaventurado San Apolinar
mártir y  Sacerdote tuyo,
concédeme, te suplico, la petición
que te hecho en mi plegaria
 
También concede a tus siervos
el que por las intercesiones del mismo,
consigamos el perdón de nuestras culpas.
 
Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo,
que contigo vive y reina en unidad
 junto con el Espíritu Santo,
por todos los siglos de los siglos.
 
Amén
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

KARANIYA METTA SUTTA O EL HIMNO DEL AMOR UNIVERSAL

Quien con firme fe recite el sutta, invocando la protección de las deidades y meditando sobre mettà, no sólo se protegerá a sí mismo en ...