.

lunes, 25 de junio de 2018

ORACIÓN DE LAS 12 SANTAS PALABRAS, CONTRA ENEMIGOS, DESGRACIAS, CATÁSTROFES Y ESPÍRITUS MALIGNOS

 
El origen de la oración de las Doce Santas Palabras es muy antiguo, como lo son las oraciones que tienen mucho poder. Hay quien conjetura un origen situado en el siglo V a. C., procedente de un relato en lengua pelvi, lengua relacionada con el persa.
 
En este mismo relato  se basan otras versiones de la religión budista, mahometana, judía y cristiana. Hay otras hipótesis que sitúan el origen de esta oración en un canto hebreo de Pascua, y otros incluso opinan que procede de los pueblos celtas de Bretaña.
 
Sea cual sea el primer origen, San Cipriano se hizo eco de ella y la recogió en su libro citándola como una de las más poderosas oraciones de protección no solo contra enemigos, también contra el maligno y los espíritus perversos que atacan al ser humano. Esta, es una oración que recuerda a la de las doce palabras de San Juan Retornado y que tiene tanto o mas poder que ella. Ambas son oraciones de "revocación" de males, enemigos, espíritus y desgracias y se utilizaban incluso para arrojar enfermedades, alejar plagas, tormentas, huracanes...
 

Esta es la versión que adoptaron los cristianos.
 

ORACIÓN
 
De las Doce Palabras Santas,
la una parió La Virgen María en Belén
y quedó pura.
 
De las Doce Palabras Santas,
dos las Dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura.
 
De las Doce Palabras Santas,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
De las Doce Palabras Santas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura.
 
De las Doce Palabras Santas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
ocho, los ocho coros,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
nueve, los nueve meses,
ocho, los ocho coros,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
diez, los diez mandamientos,
nueve, los nueve meses,
ocho, los ocho coros,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura.
 
De las Doce Palabras Santas,
once, las once mil vírgenes,
diez, los diez mandamientos,
nueve, los nueve meses,
ocho, los ocho coros,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
De las Doce Palabras Santas,
doce, los doce apóstoles,
once, las once mil vírgenes,
diez, los diez mandamientos,
nueve, los nueve meses,
ocho, los ocho coros,
siete, los siete dolores,
seis, las seis candelas,
cinco, las cinco llagas,
cuatro, los cuatro evangelios,
tres, las tres Marías,
dos, las dos Marías y Dios,
la una, parió la Virgen en Belén y quedó pura. 
 
Amén
 
Aunque no es nuestro caso, en algunos sitios se añade una palabra trece: «Los trece rayos del sol le caigan al demonio y le partan el corazón».

La una señala a la Virgen, si bien, en otras versiones alude a la Casa Santa de Jerusalén, el sol y la luna y un solo Dios. La dos Marías podrían ser las dos mujeres así llamadas que lavaron los pies de Cristo: María Magdalena y María de Betania, hermana de Lázaro. Otras versiones indican las dos tablas de Moisés o los dos altares de Roma.

Las tres Marías podrían ser las presentes en la crucifixión, su Madre, la hermana de su Madre y María Magdalena. Tal vez las tres Marías que compraron perfumes para ungir el cuerpo muerto de Jesús o la Santísima Trinidad en otra versión. Los cuatro Evangelios, los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Las cinco llagas referencian las cinco heridas sufridas por Jesús durante su crucifixión y muerte: muñecas, pies y costado. Las seis candelas, candelarios, velas o cirios hacen referencia a los elementos que iluminaron el cuerpo de Jesucristo, o bien a los que la Virgen encendió cuando su hijo nació o las seis candelas que velaban el templo de Jerusalén. En Argentina alude a los seis de la semana en que Dios creó el mundo.

Los siete dolores corresponden a los sufridos por María relacionados con Jesús como la profecía de Simeón, la persecución de Herodes, el niño Jesús perdido en el templo, el camino hacia el Gólgota cargado con la cruz, la crucifixión y muerte, el descenso de Jesús de la cruz y la soledad en el sepulcro.

Los ocho coros alude a los coros de ángeles, pero en realidad son nueve: Serafines, Querubines, Tronos... Los nueve meses es el periodo de gestación de María. Los Diez Mandamientos son los entregados a Moisés por Dios.

Las once mil vírgenes evocan la leyenda de Santa Úrsula y las once mil doncellas vírgenes que con ella fueron martirizadas por los hunos de Atila, al negarse a acceder a sus peticiones sexuales. El doce de los doce apóstoles resulta obvio, existiendo versiones que mencionan los doce rayos que tiene el sol y los doce rayos que tiene la luna.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

KARANIYA METTA SUTTA O EL HIMNO DEL AMOR UNIVERSAL

Quien con firme fe recite el sutta, invocando la protección de las deidades y meditando sobre mettà, no sólo se protegerá a sí mismo en ...