.

martes, 26 de junio de 2018

ORACIÓN DE SAN BUENAVENTURA A LA VIRGEN DOLOROSA PARA PEDIR FAVORES



«Cuantos conocieron a San Buenaventura, (llamado también el Doctor Seráfico)  le tuvieron en gran estima, respetaron y le amaron.

Cuando se le oía predicar uno se sentía  movido a tomarle por consejero, porque era un hombre humilde, afable, cortés, cariñoso, compasivo, prudente y lleno de todas las virtudes.
 
Por su intercesión hizo Dios muchos y muy grandes milagros, y aún hoy los sigue haciendo siendo considerado un santo muy milagroso».


ORACIÓN DE SAN BUENAVENTURA
A LA VIRGEN DOLOROSA
 
¡Oh Virgen dolorosa,
unidme al menos a las humillaciones
y llagas de vuestro Hijo,
para que tanto Él como Vos
podáis encontrar alivio
al haber alguien que comparta
vuestros sufrimientos!
 
¡Ah, cuán feliz sería yo
si pudiese hacer esto!
 
¿Habrá quizás algo más grande,
dulcísimo, o más ventajoso
para una persona?
 
¿Por qué no me concedéis
lo que os pido?
 



Si os he ofendido, sed justa
y traspasad mi corazón.
 
Si os he sido fiel,
no me dejéis sin recompensa,
dadme vuestros dolores.
 
SEÑOR SANTO, PADRE OMNIPOTENTE
Oración de San Buenaventura.

Señor Santo,
Padre Omnipotente,
Dios Eterno,
por tu generosidad y la de tu Hijo,
quien por mí padeció pasión y muerte,
por la excelentísima santidad de su Madre,
y por los méritos de todos los santos:

Concédeme a mí,
pecador e indigno de cualquier beneficio tuyo,
que sólo a ti ame,
que siempre tenga sed de tu amor,
que continuamente tenga en el corazón
el beneficio de la pasión,
que reconozca mi miseria,
que desee ser pisado
y despreciado de todos
y que sólo la culpa me entristezca.

Amén.
 
San Buenaventura (1221-1274).
Doctor de la Iglesia.

Hacer la petición de una gracia al santo
y rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

SAN BUENAVENTURA, OBISPO

Su festividad se celebra el 14 de Julio.

Nació el Bienaventurado San Buenaventura en Toscana, de Padres principales, y ricos. Le criaron en el santo temor y amor de Dios, y en buenas letras y costumbres hasta que a la edad de veinte y dos años, despreciando todas las vanidades del mundo y con gran fervor tomó el hábito del glorioso Patriarca San Francisco.


 

Fue tanto lo que se adelantó en las virtudes y letras que por su gran santidad y ciencia, le eligieron general de su orden y por bula del Papa Sixto V, fue nombrado Doctor de la iglesia, como S. Tomás de Aquino, que fueron condiscípulos.

Renunció por su humildad, el Arzobispado Eboracense, en Inglaterra. El Papa Gregorio X se sirvió de él para el Concilio General, que mandó juntar en León de Francia, y le hizo Cardenal y Obispo Alvano.

Fue muy devoto de la Reina de los Angeles, como lo manifiestan sus escritos, llenos de dulzura y divino amor, en cuyas alabanzas escribió artificiosamente el Salterio, que contiene ciento cincuenta salmos, a imitación del que compuso el Real Profeta David.

También procuró encender su amor en los ánimos de los fieles, y así solicitó que saludasen a la Virgen con la oración del Ángel cuando después de Completas se oyera tañer la campana.

Hallándose en los últimos momentos de su vida y no pudiendo recibir el Santísimo Sacramento, por su grave estado, hizo que le pusiesen la Sagrada Hostia sobre el pecho, y su corazón se abrió para recibirlo.

Hizo Dios muchos y muy grandes milagros por los merecimientos de su siervo y le colocó en su gloria el 14 de Julio del año 1274.

Meditación de la vida de San Buenaventura

Este santo Doctor de la Iglesia, sacó su admirable ciencia de las Sagradas Llagas de Cristo, nuestro bien, allí fue donde aprendió a amar a Dios sobre todas las cosas.

Su amor para por Jesucristo en el pesebre, agonizante en la Cruz y escondido en la Sagrada Eucaristía, fue tan grande que aún hoy día, sus libros inspiran amor a los que les leen. ¿Cuánto es tu amor para con el Divino Señor que tanto hizo y padeció por ti? ¡Oh hombre sabio, mira que toda ciencia sin este amor, es vanidad!

La segunda lección que Cristo nuestro Señor dio a este Glorioso Santo fue la humildad, amar el desprecio, y despreciar las dignidades. Dio muestras de esta virtud, particularmente, cuando todos los Cardenales le dieron facultad para que eligiese Pontífice, pues pudo nombrarse a si mismo, y no lo hizo. ¿Qué harías tu en una ocasión semejante, que huyes del desprecio y buscas la vana gloria? Imita a San Buenaventura, pon los ojos en Cristo crucificado y humíllate.

La tercera lección que Cristo enseñó a San Buenaventura fue la de los sufrimientos, y aprendió a amar la Cruz, a buscarla y a alegrarse con ella, contemplando a Jesucristo crucificado. Y tu ¿Acaso huyes de la Cruz, en lugar de buscarla?. Da muestras, en adelante, a ejemplo de este glorioso Santo, de que eres Discípulo de Jesucristo.

Ruega por quienes están pasando necesidades y penas.

ORACIÓN

Señor Dios, Padre mío celestial,
que quisiste hacer esclarecida a tu Santa Iglesia
con los méritos y doctrina
 del Bienaventurado Doctor tuvo
y glorioso Obispo, San Buenaventura:

Concédenos por intercesión del mismo,
la súplica que te hecho en mi plegaria,
así como también, el conocer y seguir
el camino de nuestra salvación
y de tus santos preceptos.

Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo
que contigo vive y reina,
en unidad del Espíritu Santo Dios.

Amén



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

KARANIYA METTA SUTTA O EL HIMNO DEL AMOR UNIVERSAL

Quien con firme fe recite el sutta, invocando la protección de las deidades y meditando sobre mettà, no sólo se protegerá a sí mismo en ...